Mª José Marco “De amarillos va la cosa”

Galería 27. C. Amorós, 27, 1º, Valencia. Hasta 17 octubre.

No cabe duda de que bajo el signo de la subversión de la imagen, María José Marco chilla al mundo con esos amarillos anaranjados chillones, que le sirve tanto para manipular la fotografía, como un interior clásico, o bien llegar a tapar un paisaje, sirviendo esas manchas para enmarcar la idea que se desea. Si hablábamos de subversión, no es menos ciertos que sus manipuladas electrografías-fotocopias son de interés, aunque uno se decante de inmediato por el resto de los que hace.

            Foto tapada, lienzo rajado, arrancado, subvertido; he aquí a una joven interesante, que hace de ella, como artista, alguien con quien confiar una vez se asiente, recapacite y distinga lo que de verdad le interesa. Juega con el tamaño, con la imagen y con la idea como si de un ejercicio de clase se tratara. Juega también con su apellido para enmarcar la obra con la propia firma. Por cierto, esa firma es algo que debe estudiar; a veces parece que quiere que sea la obra, por lo grande y destacada que se sitúa. La moda de las firmas grandes ya ha pasado, duró muy poco tiempo. Hay que estar al día.

            Lo que si que no es culpa suya, sino de la Galería 27, donde expone, es que solo dure hasta el 17, lo que hace que, entre pitos, flautas y fiestas, ni siquiera este quince días. Valencia merece más días.

José Garneria.