María José Marco: “El paisaje de lo nuevo”

            Hace apenas un mes, en la sala de exposiciones de la obra social de IberCaja, la pintora mostraba sus trabajos recientes, una suerte de “paisajes”, entre la abstracción y las referencias, entre el lirismo y la introspección, que anunciaban la obra que ahora referenciamos.

            Con el título “El paisaje de lo nuevo”, la artista incide e insiste en el camino emprendido y anunciado, aquilatando su lenguaje, estilizando sus formas y acercándose, un poco más, en cada cuadro, a un horizonte de sutileza, incontestable.

            Paisajes, pasajes, visiones y ensueños, para un cambio de siglo, en la obra lírica, de una ambicionada pureza.

            Técnicas mixtas sobre lienzo, en diferentes formatos, que convocan la niebla y la luz, los grises de alta escuela y las cromías limpias, para construir un mundo, que pareciéndose al mundo es otra naturaleza, una naturaleza pictórica, ecológica, armoniosa, anunciadora de una determinada poética.

            En la introducción de un exquisito catálogo, acorde con la obra que publicita, escribe Consuelo Ciscar: “La obra de María José Marco se nutre, por ello, de toda esa tradición pictórica que ha tomado el universo de lo natural como eje de su discurso, una tradición en la cual la alusión al paisaje resulta siempre necesaria e ineludible. En  este sentido, la pintura de esta artista se sumerge en el paisajismo desde un posicionamiento contemporáneo, lo que permite que este sea abordado desde una perspectiva llena de nuevas sensibilidades. Hay, por este motivo, una actitud dominada por el interés y el respeto, al mismo tiempo que por la fascinación, hacia la naturaleza que se sospecha frágil y perecedera, una naturaleza que, tal y como sucede con ese cuadro realizado en 1998 y titulado “El Paisaje de lo Nuevo” se llena de interrogantes”.

            Un catálogo, de calidad y probado buen gusto, diseñado por Alain Manzano, cuya marca se distingue a la legua, y con texto de, además del de Consuelo Ciscar, José Manuel Velasco Cuadrado y Nilo Casares, filósofo y crítico de arte, quien analiza la propuesta pictórica, desde su generación a su proyección.

            María José Marco, L’Eliana, Valencia, 1966, licenciada en Bellas Artes por la U. Politécnica de Valencia, realiza su primera individual en 1986, siendo ésta su sexta personal. Es Segundo Premio de la III Bienal de Pintura Pascual Tomás de Valencia. Su obra forma parte de colecciones como las de la Fundación Cultural Bancaixa, F. De los Ferrocarriles Españoles, IberCaja o la de la Excma. Diputación Provincial de Valencia.

            Una pintora joven, con una obra en la onda y en lo hondo, cuya aceptación crece al mismo ritmo que su latido, que galopa en la claridad, en la transparencia de las cromías, y en la definición de los conceptos y en las alas de su vuelo sugerente e importante, por el momento.

            (Sala de Exposiciones de RENFE, Estación del Norte, Valencia; hasta el 31 de marzo).