María José Marco “Esculturas de un arquitecto”

Sala Edgar Neville de Alfafar

            Como viejos azulejos blancos de cocina antigua, salpicados de motivos vegetales con los colores ya deslavazados bajo un esmalte denso y sin brillo, pero que absorbe las tonalidades de la luz reflejada desde una ventana con mosquitera verde o desde un suelo de ladrillo rojo, se presenta la obra reciente de María José Marco (L’Eliana, 1966) en Alfafar. Bajo el título Arròs amb bledes, la artista aborda la temática del bodegón con sutiles veladuras de textura matérica y carácter vegetal.

            Existe una reminiscencia de los años sesenta en la obra de esta artista, tanto por el recurso de la repetición seriada de las imágenes en los paisajes de la serie anterior como ahora, en estos bodegones, donde la composición se configura a partir de un collage de imágenes de verduras reproducidas sobre papel. Este deliberadamente desordenado despliegue de acelgas, cebollas o naranjas se ve inmerso en una espesa veladura de pintura que evidencia una voluntad de destacar la cualidad plástica de la obra y aprovechar toda su capacidad de evocación.

 

Boye Llorens Peters